viernes, 15 de julio de 2011

¿Y estos estudiantes...? "Bola de revoltosos" (dirán algunos)

Protesta estudiantil en Chile - La Jornada
Ando media tardada en escribir, (y me quedé sin leche para mi café, ¡emergencia local!) Pero es que he estado con miles actividades. Imaginen, salir a PR a la Bienal de las Iglesias Bautistas Americanas dejando lo más coordinado posible los cursos para el próximo semestre, las actividades, reuniones y talleres de los proyectos productivos, detalles del campamento juvenil, el curso intensivo de verano, la casa y el Coqui (¡nuestro perro!) 


Llegamos a PR luego de una historia aterrorizante con la línea aérea Aeroméxico (que les contaré después) para entrar de lleno a las actividades de la Bienal. Reuniones, encuentros con viejas amistades, reuniones, construcción de nuevas amistades, reuniones,... y en medio de todo esto, el Ricardo que se me enferma seriamente con chorrido y fiebre de 103º (ya traíamos algo desde SCLC). 

¡Pero logramos sobrevivir y reunir a parte de la familia y celebrar mi cumple, el día del padre y la madre, los cumple de mi suegrita y de mi cuñadita... todo junto! ¡Y, voila! En un suspiro de vuelta a Chiapas para abrir el curso intensivo con nuestro amigo Horacio... y pues ya ven, el cansancio me ganó. Por esto no escribí antes… (bueno, en verdad me estoy justificando por no haber escrito. Pero todo esto fue real, ehhh)

Hoy, leyendo La Jornada, me entero de los jóvenes chilenos y su lucha contra la privatización de la universidad, y me acordé de la lucha de los jóvenes puertorriqueños del 2009 y 2010. Ahí estuvimos, solidarios, en la graduación de mi hija, en resistencia y a las afueras de los portones de la UPR y rodeados de polis. La cosa aún no se ha resuelto porque la UPR sigue siendo vendida a manos privadas pedazo a pedazo.[1] Ahora se paga $800 dólares de matrícula por un servicio universitario cada vez más deteriorado. Y me pregunto ¿qué está pasando? Mayoría de estudiantes no pueden pagar la cuota impuesta

Algunos piensan que los estudiantes que se meten en estas actividades de resistencia, protesta y desobediencia civil son una “bola de revoltosos y agitadores” (así también dijeron de Jesús en Lc 23:2). Sin embargo, antes de juzgarlos me llega a la mente las preguntas propias de una madre con estudiantes universitarios. ¿Por qué se continúa cortando el presupuesto para la educación, salud y vivienda en la mayoría de las naciones democráticas desarrolladas y en desarrollo (¿?), mientras se aumenta el presupuesto militar? ¿Por qué ante el aumento de la riqueza del 2% más rico de las sociedades, los gobiernos no les aumentan los impuestos a estas élites? Daría para cubrir los costos de los servicios sociales, ¿no? ¿Por qué se continúa aumentando el costo de la educación, mientras la calidad disminuye? (Y como no me gusta quedarme solo con las preguntas… busco las respuestas y voy por más café)

Según el Wall Street Journal de mayo 2011, los niveles de endeudamiento de los estudiantes alcanzaron $22,900 dólares por alumno, (un aumento del 47%), la más alta en la historia de los Estados Unidos. Peter Thiel, reconocido inversionista de riesgo, ha señalado en muchas ocasiones que la siguiente burbuja financiera, como lo fue en el 2008 con las hipotecas subprime, será la de los créditos educativos. ¡Ahhh, y pa’que entiendan lo de la crisis, vean el documental Inside Job, les va a poner los pelos de punta!


En México ni hablamos de deuda estudiantil. Aunque se han alcanzado logros importantes en la educación falta mucho por andar. Según datos del INEGI, la escolaridad promedio de la población mayor de 15 años aumentó de 3.4 años en el 1970 a 8.1 años en el 2005. En los 70s solo el 3% de esta población había completado la secundaria (9no grado). Para el 2005 alcanzó el 21.7% . Sin embargo, esto no implica la cobertura de todos los grupos sociales ya que hay serios rezagos con los grupos indígenas, campesinos y pobres urbanos. Por ejemplo, Chiapas tiene un 23% de analfabetismo entre los grupos indígenas y las mujeres se ven más afectadas debido a que sólo el 11% termina la escuela primaria.[2]  


Actualmente Puerto Rico solo destina el 3.4% de su producto interno bruto (PIB) a la educación, México el 5.3% y Cuba el 14% del PIB (a lo mejor esto ayuda a explicar la excelencia y calidad de la educación cubana). Como madre no puedo más que pensar que algo está muy mal con este sistema. A pesar de que en Puerto Rico el acceso a la educación superior, está para todos, sólo el 28.7% de los alumnos que entran a una institución universitaria se gradúan. El número de jóvenes desertores y sin futuro laboral aumenta peligrosamente. Un informe sobre el estado de jóvenes de minoría en EU, indica que la mitad de los hombres jóvenes de color entre los 15 y 24 años que se gradúan de escuela superior (preparatoria en Mx) terminarán desempleados, encarcelados o muertos.[3]


Es alarmante entender que nuestros jóvenes no tienen futuro. La juventud está atorada entre los altos costos de sus estudios y la reducción del mercado laboral. El desempleo entre los jóvenes a nivel mundial es alto y en aumento. En España está sobre el 40%, en Italia sobre el 30% y en la Unión Europea es de 20%. En África del Norte es de 27% y en los países árabes una tercera parte de los jóvenes están desempleados. En Puerto Rico la tasa de desempleo es de 16.9%,[4] mientras que en México, el 13% de los jóvenes o unos 10 millones de jóvenes truncan sus estudios por carencias económicas y se enfrentan a una tasa real de desempleo de 15.4%.[5]  


O sea que después de tanto esfuerzo, ¿van a terminar mis hijos (o los tuyos) en la calle o en una tienda de compañías transnacionales ganando un mísero salario por hora, sin beneficios marginales y sin posibilidades de crecer como personas y profesionales? Mientras las corporaciones aplican políticas explotadoras, evadiendo la responsabilidad de proveer seguridades o beneficios a sus empleados, comprando las universidades para continuar aumentando su margen de ganancia, negociando con nuestros gobiernos sus ganancias, jugando a la corrupción y al poder y nuestros medios de comunicación ocultándonos información; nuestros hijos/as enfrentan un futuro incierto, frustrante y desolador. Por estas cosas (y otras más), los jóvenes realmente preocupados por su futuro y con conciencia social, se juntan para luchar contra un sistema opresivo y deshumanizante.


Pienso que hay que asumir el espíritu de Jesús que “afirmó su rostro” para ir a Jerusalén, Lc 9:51. Ante políticas y actitudes que roban oportunidades para la vida, hay que afirmarnos con nuestros hijos/as, luchar con ellos por las posibilidades y las esperanzas que se merecen; un mundo abierto, inclusivo, de oportunidades para todos/as, de educación liberadora y ecosolidario. El futuro no es nuestro es de ellos/as. Por eso, respaldo las luchas universitarias, sus protestas y esfuerzos para proteger la educación pública, y a todos/as que se esfuerzan por construir una “otra educación” por la vida, por la justicia y por la paz.


Hasta la próxima.


[1] "La Ofensiva Privatizadora" en Resistencia y Lucha Universitaria contra la privatización en Puerto Rico. http://voselsoberano.com/v1/index.php?option=com_content&view=article&id=5569:resistencia-y-lucha-universitaria-contra-la-privatizacion-de-la-universidad-publica-en-puerto-rico&catid=22:internacional 
[2] Manuel I. Ulloa, “Las Exclusiones en la Educación Básica en Chiapas, Yucatán y el Distrito Federal,” (México, D.F.: Centro de Estudios en Economía de la Educación, 2007), 39.  
[3]  “Nuevos informes revelan datos alarmantes acerca de las experiencias educativas de los hombres de minorías” College Board Advocacy and Policy Center. http://multivu.prnewswire.com/mnr/collegeboard/50563/ 
[4] “Puerto Rico supera a los cincuenta estados en desempleo” El Nuevo Día 19 abril, 2011. http://www.elnuevodia.com/puertoricosuperaaloscincuentaestadosendesempleo-944985.html  
[5]Calculan que la deserción escolar en bachillerato y universidad se sitúa en 13 por ciento.” La Jornada http://www.jornada.unam.mx/2010/01/04/index.php?section=sociedad&article=031n1soc . A septiembre 2010 el número de desempleados en México alcanzó los 8 millones 106 mil 175 personas. Más en Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM), UNAM, 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario