sábado, 15 de septiembre de 2012

Violencia, Religión y Religiosidad: La respuesta islamita a la ofensa occidental

Me levanto y con mi tacita de café leo los titulares de las noticias en el mundo. Y me encuentro con que arrecia la violencia en el mundo islámico contra las embajadas ya no de EEUU, sino de Alemania y Gran Bretaña. No solo el embajador Chris Stevens y tres empleados de la embajada estadounidense en Libia, murieron; han muerto 5 personas en Yemén, Líbano, Túnez y Trípoli. Desde Malasia hasta Iraq se han convocado protestas por el insulto a la figura de Mohamed. Arrecian protestas en el mundo musulmán contra occidente

Tumulto musulmán Yahya Arhab/European Pressphoto Agency (NY Times) 1

   
Hmmm, pensé, si es la cinta "La Inocencia de los Musulmanes" debe ser algo fuerte, para que el pueblo islámico reaccione de esta manera. Así que me puse a buscar en internet la dichosa película (como decía mi abuela, "pa'que no me cuenten") para verla y juzgar por mi misma su peso en las recientes revueltas. Si no es la cinta, entonces hay otras
razones (vengar la muerte del número dos de Al Qaeda, Abu Yahya Libi), y la cinta se está usando para provocar.

Sin duda alguna, la película es una afrenta que se burla de manera brutal y ofensiva de la figura del profeta Mohamed. Las noticias informan que esta persona, Nakoula Basseley Nakoula bajo el pseudónimo de Sam Becile podría ser un cristiano copto o un israelí americano o simplemente alguien con desajustes en su manera de percibir la realidad, fanático y con profundo odio (o resentimiento) contra los musulmanes. No elimino la posibilidad de que tras bastidores pueda ser la iniciativa de grupos interesados en mantener las tensiones entre los pueblos musulmanes y los de occidente. ¿Quienes podrían beneficiarse de algo así? ¿Quien podría beneficiarse de la venta de armas o de la inestabilidad de la región?     

Dejando el ejercicio detectivesco a un lado, me llama la atención dos cosas; la religiosidad sin madurez de los pueblos (en este caso los pueblos musulmanes) y la libertad sin responsabilidad de los pueblos "democráticos" (en este caso del pueblo estadounidense).

Religiosidad sin madurez
Definir religión y religiosidad es mas complicado de lo que parece por la ambigüedad etimológica, el amplio espectro de uso de estas palabras y la connotación colectiva e individual en ambas.

Sin embargo, me atrevo a decir que religión (del latín religare - atar o hacer dependiente- o re-legare - cuidado y atención en observar lo que refiere a cosas divinas) se puede entender como un sistema compartido de creencias y prácticas asociadas relacionadas a las cuestiones de tipo existencial, moral y sobrenatural. La religión es un elemento de la actividad humana que se compone de creencias y prácticas sobre aquella/s fuente/s de poder que determina/n el destino humano. Las religiones son entonces las formas específicas de manifestación del fenómeno religioso, compartidas por los diferentes grupos humanos.

La religiosidad se puede entender entonces como "la forma subjetiva" e individual de esa apropiación religiosa. El cómo conoce, siente y lleva a cabo el ser humano, ese ejercicio de su fe, o sea su comportamiento. Por eso, la religiosidad es como la religión, tan diversa según la manera de ser de cada hombre o cada pueblo.2  


Ahora, si la religiosidad es esa dimensión humana de la fe (fe en lo divino y/o trascendental que todo pueblo tiene) y muestra la respuesta del ser humano al misterio universal que trasciende toda cultura; no me queda otra que reconocer que la expresión religiosa de toda cultura (o grupo humano) está limitada en si misma y solamente apunta a ese misterio maravilloso de Vida y Existencia, que llamamos Dios. 

Debemos asumir con profunda humildad esta realidad del carácter humano de la fe para no caer en una falsa superioridad religiosa, exclusiva y generadora de conflictos religiosas por su intolerancia. No es posible castigar, silenciar o matar a alguien solo porque critica nuestra fe, ¿donde está la madurez?

Como solo puedo hablar del cristianismo como experiencia propia de mi fe, no me queda duda (pensando en lo anterior) que la mayoría de los cristianos ejercemos una fe inmadura, ya sea por la falta de conocimiento bíblico-teológico o por una educación cristiana falta de la ética de respeto a la interculturalidad y a la dignidad de los pueblos. Pienso lo mismo de las otras religiones monoteístas que igualmente en sus comprensiones de la "unicidad" de sus dioses, generan las exclusiones que permiten la desvalorización de los pueblos que no participan o pertenecen de sus creencias.

Sabiendo que los miembros de las religiones son en su mayoría inmaduros en su fe, es de esperar (no lo justifico ehh!!!) respuestas violentas como estas (amén de los abusos e injusticias históricas de los musulmanes asociados a las acciones de los países de occidente - hay mucho resentimiento) o restrictivas. Recuerdo cuando Saramago publicó su Evangelio de Jesucristo, el clero católico y grupos conservadores prohibieron su lectura, en Portugal, prohibieron su libro y fue excomulgado por el Vaticano.

Por esto mis hnos/as musulmanes pueden y deben elevarse a la altura de lo que enseña su fe y no responder con violencia ante insultos como el de esta película. Matar no es la solución. 

Vivir la fe sin madurez nos lleva a pecar contra el otro "diferente" y contra Dios. 
  
Libertad sin responsabilidad
Cuando leí que un tal Hossam de El Cairo mencionó: "En Estados Unidos hay libertad de expresión, pero si la usan así será un desastre," me vino a la mente la múltiples irresponsabilidades civiles de nuestra vida.

El estadounidense y puertorriqueño promedio hemos aprendido a asumir nuestros privilegios como pueblos y con la pérdida de la memoria colectiva y la historia de las luchas de nuestros ancestros y pasados líderes; vivimos sin valorar la vida. Por ejemplo, no valoramos el derecho al voto cuando no estamos pendientes de lo que hacen los representantes y senadores, ni participamos de los debates necesarios para la aprobación o rechazo de los proyectos de ley, ni controlamos lo relacionado a los espectaculares sueldos de este grupo de "servidores públicos." No valoramos la oportunidad de vivir en un país "democrático" porque no respaldamos los esfuerzos de grupos civiles preocupados por ejercer una verdadera democracia (no como la que vivimos que es de mentiritas).

La libertad de expresión y de prensa por otro lado, es un derecho constitucional que nos permite compartir el pensar y la expresión de este pensar de forma verbal, escrita o mediante actos con el objetivo de que podamos expresar nuestras ideas. La constitución provee el espacio para la libertad expresiva que incluye la crítica dirigida a determinadas personas o entidades sean estas políticas, religiosas o de otras índole social.

El problema es que existe tensión entre la libertad de expresión y la percepción de las expresiones por lo que el sentido de difamación y ofensa es inevitable. Se trata de valores en conflicto: libertad de expresión vs el valor de la reputación. Debemos ser comprometidos con la palabra y con la expresión de nuestras ideas, que por ser precisamente "libre" es enteramente nuestra responsabilidad.

En mi clase de misiones estamos trabajando la importancia del respeto a los pueblos, a ese otro/a diferente a nosotros/as, a esos pueblos a los que llegamos como cristianos con el fin de "salvarlos a través de la fe en Jesucristo." Estamos enfatizando la esencialidad de la dignidad humana en "todas las personas" sin importar la fe que profesen. Esto como fundamento para el inicio de un "diálogo" donde las creencias de ambos se encuentren y donde recibamos también la "buena nueva" de la mano de estos otros/as. Hemos platicado del daño que han hecho los/as misioneros/as al imponer la fe cristiana como único camino a Dios, con vestido occidental. Y estamos analizando la destrucción y genocidio de las culturas indígenas "transformadas" por el evangelio de Jesucristo durante la colonización de América. 

No podemos vivir con miedo de incitar la violencia cuando expresamos nuestras ideas porque nos rendimos al miedo que paraliza la vida, la justicia y la integridad. Sin embargo, si somos responsables por nuestras acciones y nuestras palabras. Hay que expresarse con sabiduría, entendimiento y con respeto.

Así que nos falta muchísimo a todos/as en este mundo para poder llegar a compartir nuestras mutuas fes en manera madura, para animarnos a crecer como seres humanos y para animarnos a encontrarnos con ese Dios, un/a otro/a maravillosamente trascendente y profundamente cercano/a. 

Pidamos por la paz de este mundo y empecemos trabajando en nuestra madurez como seguidores de Jesucristo.


1. Turmoil over contentious video spreads    
2.  La Evolución de la Religiosidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario